Dime tú, ¿cómo te quiero?.

En una noche fría, cuando mis sentimientos están alborotados, 
cuando mi mente dice una cosa y mi corazón otra.
En ese momento, se vienen tantas preguntas que ya no sé cuál responder
 
Queriendo perderme en tu mirada, así como puedo perderme en miles de laberinto...
queriendo escuchar tu risa las 24 horas del día 
y por siempre mis manos acostumbradas a tu piel... 
y aquel  fulano sentimiento también. 
 
Y con ese miedo de perderte, de olvidarte… 
mi corazón tan necio como siempre, queriendo quererte para toda la vida 
y mi mente tan fiel a mí que no quería una costumbre más, un dolor más, una decepción más.  
 
Pero pasa algo, no te quiero como quiero, sino, como mi corazón quiere...   
 
Si tratar de ganarle a al corazón es como... intentar no quererte tanto. 
Entonces ¿Dime tú cómo hago?    

Quizás mi mente pueda molestarse por no tomarla en cuenta en esto.  
Pero dicen por ahí que a veces es mejor tomar en cuenta a lo que dice el corazón, mi corazón, tu corazón. 
 
Te quiero. 

OhValentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario