Sin corazón estoy.

Nos dijimos adiós.. la tarde estaba casi llorando nuestra despedida..
No hubo angustia en tus ojos ni en mis ojos, no hubo un gesto en tu boca ni en la mía.

Pero fuiste valiente con tu indiferencia y fui valiente con la mía, nos separamos como dos extraños cuando todo el amor nos unía. ¡Qué tonto tú creyendo que te la comías, Qué tonta yo creyendo que me la comía!

Pero tuvo que ser y fue sin llanto, sin una escena ni una cobardía. Tú te fuiste pensando en el olvido y yo pensaba en la melancolía. Sabiendo los dos que nuestros corazones se querían se aguantaban y se entendían nos empeñamos en separarlos, fuimos malos pues mala tuya y mala mía.

Y nuestros corazones se escaparon de nosotros y se encontraron en otra vía y quedamos vacíos sin corazón y sin vida.

Ahora yo te pregunto ¿qué tal te va sin corazón? ¿Cómo es la vida sin amor?

OhValentína.

No hay comentarios:

Publicar un comentario