Mi alma murió.

A veces podemos brillar tanto que por más que el viento nos empañe nuestra luz se mantiene intacta, pero ¿Qué  viene después de ver en el cristal un presente de sonrisas e ideas concretas? Tal vez venga ver mi alma oxidándose y para una sonrisa tener que portar una máscara? Porque da igual, reír o llorar, correr o caminar..sentir.

Estamos hechos de miles de piezas, así como un reloj, cuando una falla empieza la cuenta regresiva del tiempo para formar parte de lo incierto, esta realidad de sentir que nuestra alma ha muerto es tan parecida a esa realidad que dice que cuando una vez se es herido nunca se puede olvidar el dolor, por más que otros maquillen nuestro momento.

Mi alma murió no siento ni frio ni calor y por más que beba agua tengo la misma sed. Mi alma murió y la primera en asistir a despedir sus restos soy YO.


OhValentina.

2 comentarios:

  1. Exelente.. Dios te cuide, tienes mucho talento como escritora y las fotos son de lo mejor te felicito.!!

    ResponderEliminar